Las teorías químicas de la Sra X

El período 1775 -1795 remite a grandes cambios en las sociedades europeas.

En el contexto de revoluciones y nuevas ideologías, las discusiones apasionadas dejaban intuir la aparición de nuevas clases sociales mientras, simultáneamente, las ideas químicas bullían con nuevos modelos teóricos para interpretar exquisitos experimentos, defendidos en diferentes idiomas por quienes iluminaron la transición entre la Alquimia y la ciencia Química, y a quienes por aquel entonces se los llamaba “Filósofos Naturales”. La historia da cuenta de numerosos hombres que hicieron posible ese pasaje, pero ha desdibujado el eventual aporte de ideas provenientes de mujeres. 

Por aquella época, la esposa de un médico llamado Fulham pudo educarse y aprender sobre técnicas químicas novedosas. Se sintió motivada a experimentar con materiales textiles para imprimir sobre ellos depósitos de metales. Luego de una década de investigaciones, la Sra Fulham presentó sus conclusiones  a la Royal Chemical Society de Londres, pero no fueron aceptadas.

En 1794 la Sra. Fulham pudo publicar un libro donde plasmó sus experimentos y conclusiones, en las que discutió a Priestley sus ideas sobre el Flogisto; a Lavoisier su idea del Calórico, propuso la imprescindible presencia de agua en procesos de óxido-reducción, connotando al concepto de catalizador, sin usar una palabra específica para este fenómeno; y propuso por primera vez la idea de lo que ahora conocemos como “mecanismos de reacción” para reacciones de tipo catalítica. Además, sus experimentos sobre la reducción de sales de plata, se retomaron en el desarrollo posterior de la fotografía.

El libro fue olvidado; no se conocen fecha y lugar de nacimiento ni de muerte de la Sra. Fulham; ni siquiera su apellido de soltera. Solo se detecta la traza de su existencia cuando el químico William Higgins, en su libro de 1799, le reclama que ella omitió haberlo reconocido a él como autor original de alguna de las ideas planteadas en aquel libro.

La Asociación Química Argentina se siente honrada de recibir este nuevo generoso aporte histórico del Dr. Miguel Katz. 

El nombre elegido para este libro: Las teorías químicas de la Sra X, pretende hacer hincapié en la invisibilidad histórica del trabajo de la Sra. Fulham, y, al mismo tiempo, en sus páginas se recrea la tenacidad experimental y la delicada belleza de ideas químicas pioneras surgidas en una desafiante y atrevida mente femenina, hace más de 220 años.

Haga clic aquí para descargar el libro completo en formato PDF.

Visto: 1970